Gastar una broma a los invitados de la boda

Cerrajeros en una boda
Bromas de los novios

Hay novios guasones, al igual que invitados guasones que asisten a las bodas. No se puede luchar contra ello, pues se trata de un grupo de amigos que animados por el alcohol, deciden gastar una broma a los novios, que están en esos momentos más pendientes de coordinar un montón de cosas que han de suceder simultánemente, que de tratar de esquivar las bromas de quienes al fin y al cabo, son sus amigos.

Es costumbre de los bromistas el contar como cómplices con algunos familiares de los novios que tengan copia de las llaves de la casa, o incluso algunos que sean cerrajeros zaragoza para así poder entrar en casa para digamos alterar un poco su contenido, todo por supuesto con el ánimo de humor que acompaña a una boda. Los novios, algunos que no todos, sabedores ya de estas tácticas, lo que hacen es a su vez prepararles ellos alguna que otra broma a los bromistas, en una cuanto menos curiosa recursividad, pero ¿y lo bien que se lo pasan todos ellos?.

La más divertida de las contrabromas orquestadas por los novios, fue cuando cambiaron las cerraduras de la casa con los bromistas dentro, los cuales no pudieron salir a pesar de tener las llaves originales, pues ya no servían al haber cambiado las cerraduras. He de notar sin embargo, que los novios les dejaron comida y bebida para un par de días, ya que tras la ceremonia y el convite, se fueron directamente a la luna de miel, mientras sus bromistas amigos, poco o más nada podían hacer por salir de la casa. Para evitar que llamaran desde el móvil a algún familiar o a otro cerrajero de la ciudad, colocaron un par de inhibidores GSM en la casa. ¡No había cobertura ni sacando el móvil por la ventana!

Moraleja: si vas a gastar este tipo de bromas, cuenta con un cerrajero entre tus amigos bromistas, o de lo contrario te arriesgas a ser tu quien piques en tu propia broma.